Día 5

Día 5: Osaka y la calle más divertida

No teníamos muchas expectativas sobre Osaka, por lo menos no tantas como con Kyoto o Tokyo, pero aún así decidimos dedicarle un día entero: la primera parte de la mañana a ver el castillo y la otra parte del día a perdernos por Dotonbori, zona conocida por sus neones y por ser el centro neurálgico de la loca noche Osakeña.

Nada más bajarnos del tren, nos fuimos directos a ver el Umeda sky building, uno de los rascacielos más interesantes de Japón. Nos quedamos con las ganas de subir al observatorio, pero sí visitamos la “Takimi lane of restaurants”, un callejón que representa una calle de Osaka en la era Showa y que está repleto de sitios en los que comer con las puertas cubiertas por cortinas como se pueden ver en los dibujos japoneses.

DCIM100GOPROGOPR6473.Umeda sky building

img_1844Takimi lane of restaurants (en el sótano del Umeda sky building)

A través de la línea circular llegamos al famoso castillo de Osaka, el camino hasta él es un  poco rollo sobre todo la ida, decidimos no subir y nos quedamos a los pies comiendo un helado. Hay unos helados de nata con un barquillo especial que están riquísimos, nosotros nos comíamos uno casi todos los días 😛

La vuelta nos gustó mucho más, encontramos un parque repleto de flores que parecía sacado de un cuento ñoño.

img_1853Castillo de Osaka

img_1868Alrededores del castillo de Osaka

Nos dirigimos a Dotonbori en busca de un sitio donde comer algo, habíamos leído que era la mejor zona para probar la comida tradicional callejera y nuestra tripa nos pedía calorías. Nos dividimos en dos grupos, nosotros nos fuimos a comer noddles que nos hizo el cocinero en directo en la plancha y estaban increíbles excepto por el katsuobushi (atún seco, fermentado y ahumado) que sólo con olerlo me entraban náuseas, éste es el conocido umami o “quinto sabor”, yo he descubierto que con los 4 básicos tengo de sobra 😛

DCIM100GOPROGOPR6486.

DCIM100GOPROGOPR6492.

Dotonbori es un amalgama de colores, sabores y gente que no deja indiferente a nadie, está lleno de vida como si fuera un parque de atracciones gigante creado al aire libre. Nos tomamos un café en un sitio muy chulo que tiene una cristalera con vistas al canal, muy recomendable. 

img_1856img_1858

Estábamos bastante cansados y no nos quedamos a disfrutar de las luces nocturnas que invaden esta zona pero algunos de nuestros amigos sí se quedaron las fotos que nos enseñaron eran muy bonitas 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s